EL-SUR

Viernes 03 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

TPM (Todos por Marta)

Raymundo Riva Palacio

Marzo 04, 2005

ESTRICTAMENTE PERSONAL

A principios de este año, un relajado Vicente Fox hablaba con un prominente político sobre su esposa, la primera dama. Fíjate, le dijo el Presidente, ella ha dicho varias veces que no tiene aspiraciones políticas y mírala cómo se mantiene alto en las encuestas. El político registró el comentario, que resultaría en un preámbulo del activismo desatado últimamente por la señora Marta Sahagún, quien, ¿alguien lo duda?, está de regreso en la política.

La señora Marta es un torbellino que está corrigiendo algunos de sus errores. El año pasado cuando el periódico británico Financial Times globalizó los malos manejos administrativos de la Fundación Vamos México, golpeó tanto la imagen de la esposa del Presidente que pareció que sus ambiciones políticas se habían descarrilado. La publicación colocó a la caja política-altruista de la primera dama bajo sospecha, y varias de las personas que le habían sido leales comenzaron a aceptar lo que no querían ver y se deslindaron discretamente. La semana pasada el mismo diario publicó los fondos que ha recolectado la señora en Estados Unidos que, aunque no lo descubrió, con esa diversificación bajará el gasto administrativo de Vamos México que se utilizaba para fines personales de la primera dama, y se disipará el fuego que había sobre ella.

A diferencia del año pasado, el reportaje del Financial Times ya no sacudió a un México cuya sociedad política está convulsionada en otros menesteres. La distracción sobre los conflictos de las élites, entre los gobiernos federal y del Distrito Federal, dentro del PAN por la candidatura presidencial y del PRI por las mismas razones, le ha dado el espacio y el tiempo suficiente a la señora Sahagún para recomponerse, revigorizarse y volverse a poner en la ruta de la                             política transexenal. Ya no lo sugiere ni ella ni el Presidente, pero no se necesita una prueba genética para saber que lo que parece pato, huele a pato, tiene el color del pato, grazna como pato y camina como pato, es un pato.

La publicación del Financial Times el año pasado aplazó los planes de la señora, quien en diciembre de 2003 reclutó a varios politólogos de algunas de las instituciones más prestigiadas en México para que le ayudaran a preparar una campaña política. Una vez más, desde hace varias semanas, está desarrollando un nuevo activismo. Quienes han viajado con el Presidente en las últimas semanas han visto que la señora Sahagún recuperó un ritmo de trabajo que no se le había visto por meses, impulsando una agenda social en México y en el extranjero, y el Presidente mismo la ha vuelto a sacar en sus discursos y pláticas privadas. No parece ser casual.

Cuando Fox viaja sin su esposa, la gente, particularmente las mujeres, se le arrojan al camino y le piden que cuando regrese a Los Pinos salude a la señora Marta. La popularidad de la señora no está en los niveles de 2003 cuando alcanzó el 52% de popularidad, pues en febrero pasado tocaba al 29%. Sin embargo, en encuestas internas de Los Pinos que muestran el impacto en diferentes clases sociales, la señora Marta se encuentra prácticamente empatada con el jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, en el sector popular de la población.

Es probable que por la mente de la pareja presidencial haya vuelto a girar como un objetivo de corto plazo el 2006. Dentro de esta hipótesis de trabajo se puede plantear que el candidato de Fox para la Presidencia, su todavía secretario de Gobernación, Santiago Creel, no ha crecido como se hubiera esperado, pese a tener bajo su responsabilidad el puesto político más importante del país. Su tendencia de preferencia de voto va hacia la baja precisamente en las semanas en las que ha incrementado su exposición pública. Si esto le sucede a Creel siendo secretario de Gobernación, no sería remota la posibilidad de que una vez que renuncie al cargo este mes, como se supone que lo hará por las presiones políticas y públicas a las que lo han sometido, se evapore en medio de su propia mediocridad. Si Creel se desploma, el Presidente perdería la posibilidad de controlar su sucesión y quedaría, muy posiblemente, al garete en espera de cómo se decide la Presidencia entre el PRI y el PRD.

No se sabe cuánto más resistirá el apoyo de Fox a Creel, quien lo ha ido metiendo en problemas desde que comenzó la administración. Creel, que tiene una autoapreciación muy alta de su propio trabajo, tiene metido al Presidente en la mayor contradicción de su gobierno: ¿cómo justificar la aplicación de la ley en contra de López Obrador por encima de la gobernabilidad cuando ha sido precisamente este gobierno federal que justificando la gobernabilidad cayó ante 17 machetes en Atenco que impidieron la construcción de la principal obra del sexenio, permitió que el EZLN viajara por la mitad del país cuando mantiene una declaración de guerra contra el Estado mexicano y dejó sin castigo el autoatentado del ex gobernador de Oaxaca José Murat? Creel es el principal instigador del desafuero de López Obrador, de acuerdo con información de Los Pinos, donde también mencionan el nombre del ex canciller Jorge Castañeda como uno de quienes cilindran esa obsesión en la cabeza de Fox. Los dos buscan lo mismo: deshacerse de un adversario y captar, creen, sus votos. Ambos, casualmente, tienen problemas con Marta Sahagún.

Castañeda sólo existe en la mente de Castañeda, pero Creel es un candidato de carne y hueso que va camino a convertirse en sólo huesos. Frente a esta posibilidad Alberto Cárdenas, el secretario del Medio Ambiente muy cercano a Fox, suena como un buen relevo, salvo que, si quieren ganar el 2006 o estar en condiciones de competencia real, deberán ver que es bastante desconocido a nivel nacional. Nadie como la señora es más conocida, y nadie como ella tiene mayor arrastre. El primer problema que tiene es el PAN, donde les produce urticaria y hay un movimiento en su contra. El segundo problema es la voracidad empresarial de sus hijos, que le podía estallar antes de alcanzar la candidatura colocándola en situación altamente embarazosa. Pero, si sólo por puntos de popularidad y posibilidades de mayor voto se realizan los cálculos, Fox tiene muy cerca de él la solución a sus pesadillas. Lo que no puede nadie pronosticar es si la pesadilla de tenerla como candidata será peor que ver a Creel desfallecer por sus pulmones pequeños o al enemigo táctico de la Presidencia, Felipe Calderón, recoger para el PAN de verdad la candidatura a la Presidencia y perderla, bajo cualquier escenario, de mantenerse las tendencia actual en el electorado.

 

[email protected]

[email protected]