EL-SUR

Viernes 14 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Tratado de Plásticos

Octavio Klimek Alcaraz

Junio 24, 2023

 

El plástico, un material artificial producido por la industria petroquímica y usado en múltiples formas, muchas de ellas innecesarias, está causando estragos en la naturaleza a lo largo y ancho del planeta Tierra. Con millones de toneladas circulando por el planeta, la contaminación plástica se ha encontrado en todos los ecosistemas, desde los picos más altos hasta las profundidades más profundas. También se han observado partículas micro y nanoplásticas en la placenta humana, la sangre y la leche materna, lo que representa una amenaza para la salud humana debido a los aditivos tóxicos en los productos plásticos.
En reconocimiento de los impactos de las emisiones de plástico tanto en la salud humana como en el medio ambiente, en marzo de 2022 el mundo acogió con beneplácito la histórica resolución 5/14 adoptada por la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA, acrónimo en inglés) para “Poner fin a la contaminación plástica: hacia un instrumento internacional legalmente vinculante”.
Se trata de formular un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre la contaminación por plásticos, incluso en el contexto marino. El tratado debe abordar el ciclo de vida completo de los plásticos y plantea la aspiración de concluir las negociaciones para finales de 2024. Los países designaron al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para convocar y gestionar el proceso del CIN.
Algunos temas que son materia de fuerte controversia en la negociación del nuevo Tratado son el aterrizar el enfoque en el ciclo de vida de los plásticos. Ya que este concepto es un elemento medular de las negociaciones y se menciona específicamente en la resolución 5/14 de la UNEA. El tema es cómo y dónde se realizarán los controles del ciclo de vida de los plásticos. Finalmente, desde la extracción y transformación de las materias primas hasta su diseño, fabricación, distribución, uso y eliminación, los plásticos repercuten en la salud de las personas y del planeta. Lo ideal sería abordar todas las fases del ciclo de vida y reducir la contaminación y el desperdicio en cada una de ellas.
Para ello, se necesita hacer inventarios precisos de producción y consumo de plásticos en su amplia tipología. Eso requiere una estructura de monitoreo y control a construir para estos inventarios por Naciones Unidas. Hay que hacer inventarios bajo estándares y criterios técnicos aceptados por todas las partes en poco tiempo.
Al respecto, ¿se va a realizar un compromiso tipo Acuerdo de París, donde cada país hace su contribución de reducción de producción y consumo de plásticos en su amplia tipología? ¿Es la mejor ruta?
Finalmente hay otras rutas, hay países realmente responsables de inundar al planeta con plásticos y consumirlos de manera insostenible, tanto por volúmenes globales, como por per cápita. ¿Van a existir responsabilidades comunes pero diferenciadas?
La Responsabilidad Ampliada del Productor es un tema de gran resistencia en la industria en general. Significa que la responsabilidad de un productor por un producto se extiende a la fase de residuos del ciclo de vida de ese producto. Se necesita hacerlo realidad para reducir la actual producción y consumo de plásticos. Si bien en la actualidad la mayoría de los sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor se centran en la recolección y el reciclaje, es necesario ampliar su alcance para fomentar la reciclabilidad y la reutilización de productos, así como desincentivar los modelos lineales de producción y consumo que generan residuos.
Por otro lado, existe un exceso de producción de plásticos vírgenes a bajo costo, que son plásticos de reciente fabricación a partir de materias primas petroquímicas, como gas o petróleo, que nunca se han utilizado. Esto es una competencia desleal para los mercados de plásticos reciclados, y por tanto en las inversiones en infraestructura para recolección y reciclaje. El tratado debe abordar esto, ya que, por ejemplo, se requieren incentivos económicos que provoquen el efecto contrario, en donde los plásticos vírgenes sean más caros que los reciclables.
Otro asunto para abordar es el de los plásticos heredados, que se refiere a los plásticos que no pueden reutilizarse ni reciclarse, incluidos los plásticos que ya están en el medio ambiente como contaminación existente. Países afectados en sus ecosistemas marinos por dichos plásticos heredados deben ser considerados por el Tratado, ya que, por ejemplo, deben ser apoyados y resarcidos para luchar contra esta problemática por los países responsables de dichos plásticos heredados.
Es conocido el tema de los plásticos de un solo uso, un término genérico que engloba los artículos de plástico ideados para ser utilizados una sola vez antes de ser desechados o reciclados. Incluyen artículos tales como bolsas para la compra, empaques de alimentos, botellas, popotes, etcétera. Seguramente debe hacerse una prohibición global en el Tratado, salvo excepciones, cuando, por ejemplo, su uso se presenta de manera indispensable en el sector salud o el de la higiene en alimentos.
Esto y otros temas en torno a la contaminación por plástico señalan la complejidad de lograr un Tratado hacia el 2024. Así, respaldados por un creciente cuerpo de ciencia y conocimiento e impulsados por una marea de opinión pública de todo el mundo, los negociadores se reunieron en la segunda sesión del Comité Intergubernamental de Negociación (CIN-2) en la sede de la Unesco en París, Francia, del 29 de mayo al 2 de junio de 2023. Asistieron más de mil 700 participantes en París (más de 700 delegados de 169 Estados miembros y más de 900 observadores de organizaciones no gubernamentales). Su objetivo es desarrollar un instrumento internacional legalmente vinculante (ILBI) sobre la contaminación plástica, que incluye en el medio marino.
Durante el CIN-2, los negociadores basaron sus debates sustantivos en un documento que contiene opciones potenciales para elementos hacia un ILBI, basado en un enfoque integral que aborda el ciclo de vida completo de los plásticos como lo exige la resolución 5/14 de UNEA. El documento de opciones es el resultado de la recopilación de los debates mantenidos en el primer periodo de sesiones del Comité Intergubernamental de Negociación y de las comunicaciones escritas de los Estados miembros previas al CIN-2. El documento de elementos” contiene opciones relacionadas con las disposiciones objetivas y sustantivas, incluidas las obligaciones básicas, las medidas de control, los enfoques voluntarios y/o legalmente vinculantes, las medidas de implementación y los medios de implementación, que se incluirán en el futuro tratado. La primera sesión, CIN-1, fue realizada en Punta del Este, Uruguay del 28 de noviembre al 2 de diciembre de 2022.
Pasando de conceptos amplios a ideas más concretas, los objetivos de CIN-2 fueron:
-Avanzar en el desarrollo del ILBI sobre contaminación plástica, basado en el “documento de opciones” (dicho documento fue discutido a partir del miércoles 31 de mayo hasta el viernes 2 de junio día de la clausura);
-Identificar áreas donde se requiere más información para fundamentar y apoyar las negociaciones, incluido cualquier trabajo adicional que se realice durante el periodo entre sesiones; y
-Decidir sobre los asuntos organizativos y de procedimiento necesarios para la continuación de negociaciones efectivas en el CIN-3 y más allá.
Sin embargo, durante el CIN-2 peso demasiado el tema organizativo y de procedimiento varios días fueron ocupados por ello, quedando solo un par de días para tareas sustantivas, como el documento de opciones. Por ejemplo, se enredaron en el proceso electoral, en donde las delegaciones eligieron a 10 vicepresidentes del Buró, decisión que fue postergada por el CIN-1. El rol del Buró del CIN es aprobar el proyecto de agenda provisional para las sesiones que se presenta al CIN. El Buró ayudará al presidente del CIN, embajador Gustavo Meza Cuadra (Perú), en la conducción general de los negocios y las discusiones en las reuniones del CIN.
Las delegaciones también abordaron las reglas de procedimiento, durante tres días del lunes 29 al 31 de mayo, específicamente relacionadas con la participación y los derechos de voto de las organizaciones regionales de integración económica. Clara expresión de las complejidades de la diplomacia ambiental es el siguiente párrafo, digno del verbo cantinflear. Así, el CIN adoptó la siguiente declaración interpretativa relacionada al proceso de toma de decisiones:
“El comité de negociación intergubernamental entiende que, sobre la base de los debates sobre el proyecto de reglamento del comité de negociación intergubernamental, existen opiniones divergentes entre los miembros del comité de negociación intergubernamental sobre el párrafo 1 del artículo 38 y su reflejo en el informe del comité de negociación intergubernamental sobre la labor de su primera sesión. Por lo tanto, la aplicación provisional del artículo 38.1 del proyecto de reglamento ha sido objeto de debate. En caso de que se invoque la regla 38.1 antes de que se adopten formalmente las reglas, los miembros recordarán esta falta de acuerdo”.
No obstante, el proyecto de reglamento se aplica provisionalmente a la labor del CIN.
El principal resultado del CIN-2 fue finalmente un mandato para el Presidente del CIN, que con el apoyo de la Secretaría del CIN, deberá preparar un borrador cero del instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre la contaminación plástica, incluso en el medio ambiente marino, para su consideración en el CIN-3, según lo dispuesto por la resolución 5/14 de la UNEA. El borrador se guiará por las opiniones expresadas en CIN-1 y CIN-2. La gama completa de puntos de vista se indicaría en el proyecto de texto a través de opciones. La Secretaría invitará a los observadores y miembros a entregar presentaciones sobre (a) elementos no discutidos en el CIN-2, como los principios y el alcance del instrumento, y (b) cualquier área potencial para el trabajo entre sesiones recopilada por los cofacilitadores de los dos grupos de contacto, informar el trabajo del CIN-3. La Secretaría preparará un informe de síntesis de las presentaciones relacionadas con (a).
Se acordó que la próxima sesión (CIN-3), que tendrá lugar en Nairobi, Kenia, en noviembre de este 2023; CIN-4 será en abril de 2024, Ottawa, Canadá, y CIN-5 será en octubre/noviembre de 2024 en la República de Corea. Posteriormente el PNUMA informará sobre el progreso del CIN durante la UNEA-6, en febrero de 2024.
La información que soporta este texto se encuentra en la página https://www.unep.org/events/conference/second-session-intergovernmental-negotiating-committee-develop-international.