EL-SUR

Lunes 03 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Un alcalde de la Cuarta Transformación

EDITORIAL

Julio 06, 2019

Este miércoles El Sur publicó una larga reseña del caso de la joven de 23 años Yaqueline Cruz Nemorio, indígena nahua de la comunidad San Martín Jolalpan, Cualac, que desde hace ocho meses busca, con el apoyo de sus familiares, la custodia de su bebé, dado en pre adopción a otra familia por decisión del alcalde de Tlapa y del DIF municipal.
Es un trabajo claramente periodístico, escrito con detalle por nuestra corresponsal en La Montaña, Carmen González Benicio, quien entrevistó a la muchacha y conoció el expediente del caso que defiende el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.
El alcalde de Tlapa, Dionicio Merced Pichardo García –a quien Carmen buscó sin éxito para conocer su versión del problema– respondió en su cuenta de Facebook con un texto misógino y plagado de mentiras, que por venir de una autoridad debe verse también como un mensaje intimidante contra nuestra reportera y contra Tlachinollan.
En su bravucón texto, el alcalde escribe que “la licenciada que dice ser defensora de los derechos humanos y la pseudo periodista Carmen González del periódico El Sur” lo acusan “falsamente” de que recibió dinero a cambio de dar en pre adopción al bebé a una familia distinta a la de la madre.
Pero en el trabajo de la reportera en ninguna parte se le acusa de que haya recibido dinero y tampoco ella es una “pseudo periodista”. Cubre para El Sur las noticias de la Montaña desde hace casi 15 años con profesionalismo y honradez, que son requisitos para pertenecer a la planta de reporteros de este diario desde su fundación hace 26 años.
Por eso ella no quiere que el alcalde le dé dinero, ni escribe “babosadas”, cómo éste escribe de manera irrespetuosa, ni tampoco “trae” nada contra su persona.
Lo que sí queda claro en el extenso relato de la reportera es un episodio más de la misoginia, el racismo y el clasismo con el que son tratadas las mujeres indígenas pobres, prácticas discriminatorias a las que se suma el alcalde en su texto cuando se refiere a la joven Yaqueline con palabras como “la mamá si es que se le puede llamar así a esta mujer”; “mala madre”.
Y también queda claro el fondo del problema: que la autoridad municipal violó leyes que protegen a los niños y a las madres, y que se resiste a devolver al bebé a los familiares de la mamá pese a un mandato explícito del Ministerio Público.
Pichardo García llegó al cargo por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que en las elecciones de hace un año ganó la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso de la Unión y el del estado y una veintena de ayuntamientos en Guerrero.
De manera abrumadora, los electores votaron contra la irrefrenable inseguridad que destruye familias y descompone a la nación, y también contra la ofensiva corrupción de los gobiernos del PRI y del PAN, y otorgaron su confianza a los candidatos de Morena, un partido que postula el progreso del país y propugna una política en favor de las mayorías populares.
No es para nada progresista ni favorece a los intereses del pueblo que un alcalde de este partido viole los derechos de las madres y de los niños, ataque a periodistas y trate de desprestigiar a una organización ejemplar como Tlachinollan.
Como lo hemos hecho invariablemente con gobernadores y alcaldes de otras formaciones políticas, exigimos de nuevo respeto a la libertad de expresión y al trabajo de los defensores de derechos humanos.
Y exigimos de Morena, de sus diputados y del representante del gobierno federal en Guerrero un claro deslinde del comportamiento de su alcalde en Tlapa. Un partido que vea como enemigos a periodistas de El Sur y a Tlachinollan no puede presentarse como promotor de los cambios democráticos que el estado y el país requieren. Ni mucho menos identificarse con la Cuarta Transformación que con ribetes históricos reivindica como su misión el presidente Andrés Manuel López Obrador.