EL-SUR

Sábado 20 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

Un año más de los fondos de ahorro y préstamo en la Costa Grande

Silvestre Pacheco León

Diciembre 09, 2007

 

El 2 de diciembre se dieron cita en Petatlán, en la Costa Grande de Guerrero, los representantes de12 fondos de ahorro y
préstamo para celebrar un aniversario más de vida y para compartir entre sus socios la información sobre el resultado de su
operación en el año que termina.
Convocados por la sociedad cooperativa de servicios financieros, Amanecer del Sur, los socios de estos fondos, provenientes en
su mayoría del medio rural de los municipios de José Azueta y Petatlán, presumieron de mayoría de edad al cumplir entre 7, 6 y 5
años de operaciones para atender las pequeñas necesidades de las familias y fomentar la cultura del ahorro.
De los fondos de ahorro presentes importa destacar que en su mayoría son mujeres las que con su organización y empeño
sostienen esa actividad en sus comunidades rurales, pues además de ser ellas la base del ahorro, son mayoritariamente las
responsables de la administración de esos aparatos económicos en sus poblados asentados en la cuenca de los ríos Petatlán e
Ixtapa.
Conforme al resultado de las operaciones que cada quien rindió sobre la composición de los ahorradores, se trata de 458
hombres y 534 mujeres, mas dos grupos de niños, uno en la colonia Benito Juárez de Petatlán y otro en El Calabazalito, del
municipio de José Azueta. El número total de integrantes de los fondos de ahorro que ahora están en proceso de integrarse en
cooperativa, supera los mil socios, los cuales en el ejercicio del año 2007, acumularon un ahorro total de 4 millones 461 mil
pesos, con los cuales hicieron mil 548 préstamos, todos recuperados, con intereses que también sumados alcanzaron la cifra de
717 mil 592 pesos, con lo cual cada quien recibió como premio a su esfuerzo poco más del 16 por ciento de intereses.
Se dice fácil pero el resultado requirió de un nivel organizativo evidente, pues los fondos de ahorro y préstamo son organismos
autónomos, independientes, con un servicio gratuito de quienes se encargan de su administración, que funcionan a partir del
interés común de sus socios y en base a sus propias reglas.
Si tomamos en cuenta el monto de lo ahorrado y de los préstamos realizados podemos medir el enorme servicio que prestan y el
número importante de problemas que logran solucionar, lo cual se traduce en mayor confianza y seguridad interfamiliar, amén
de las ventajas económicas que se reflejan en el pago que recibe cada quien como gratificación por el ahorro que practican, lo
que de otro modo, con la presencia de los prestamistas y usureros en la vida de la comunidad, representa el mecanismo más
claro del monto de las exacciones que por la vía del préstamos se transfiere valor del productor pobre al acaparador,
intermediario, usurero y cacique.
En ése sentido y si se mira bien, los fondos de ahorro forman parte del camino hacia el desarrollo, más allá de la retórica del
poder que pese a sus programas y recursos cuantiosos, no encuentra la punta a la hebra en cuestiones de mejorar la calidad de
vida de los habitantes del medio rural.
Entre los logros que se destacaron en la celebración de un aniversario más de vida, aparte del vigor y la fortaleza alcanzados,
enumeraron la baja en el costo del dinero. Casi todos los fondos prestan al 3 por ciento mensual, a diferencia de cuando y
cuando empezaron a operar que todos lo hicieron votando un interés del 5 por ciento. Eso significa que a mayor fortaleza y
organización de los fondos corresponde un mayor beneficio con el abaratamiento de los préstamos, aunque los intereses a
repartir bajen proporcionalmente, pues uno de los objetivos principales de este tipo de organización consiste en realizar
préstamos para atender necesidades urgentes sin tener que realizar engorrosos trámites ant otros organismos financieros que
solamente encarecen el dinero.
Otro de los logros es el capital social que ha crecido y que se manifiesta en el conocimiento amplio de los socios sobre el control
de ahorro y préstamos, el cálculo de los intereses y los plazos.
Aunque ahora sigue prevaleciendo el servicio a los socios para satisfacer necesidades inmediatas como el pago de la luz, viajes
de urgencia, gastos de velorios, fiestas de clausura, casamientos, curaciones, cada vez es mayor el interés de los socios para
conseguir financiamiento de pequeños proyectos productivos. Quienes tienen experiencia en los negocios con crédito siguen
defendiendo el papel de los fondos de ahorro frente a los usureros que cobran altos intereses y aseguran sus préstamos con
altas garantías.
Por las razones anteriores los socios reunidos en Petatlán ratificaron su decisión de continuar fortaleciendo sus fondos de ahorro
y manifestaron su empeño porque la sociedad cooperativa, Amanecer del Sur, subsane la mayor debilidad de los aparatos
económicos que han creado en cada comunidad y que consiste en la necesidad de refaccionarlos con liquidez al principio de cada
año, cuando los fondos reanudan actividades comenzando en ceros mientras la demanda de préstamos crece como causa natural
de la llamada cuesta de enero.
En la asamblea anual apoyada por el Fideicomiso Instituido con Relación a la Agricultura, la sociedad cooperativa dio un paso
firme en la toma de decisiones al acordar que a partir del 2008 iniciará operaciones financieras atenida a sus propios recursos,
con préstamos a los fondos de ahorro provenientes de un capital que será constituido con la aportación extraordinaria de los
socios en un plazo que vence el 31 de diciembre. Se tomó también el acuerdo de que dichos préstamos serán con un interés del
2 y medio por ciento mensual lo que permitirá que los fondos tengan un margen de ganancia por su actividad como dispersores
de crédito.
Precisamente esta experiencia en esta parte rural de los municipios de Petatlán y José Azueta puede entrar en el esquema del
programa que actualmente se ejecuta en el campo guerrerense a través de la Secretaría de Desarrollo Rural y que se conoce como
Programa Especial para la Seguridad Alimentaria, pues dentro de los componentes que toma en cuenta para el beneficio de las
familias que accedieron al programa, se contempla un crédito de hasta 3 mil pesos que estará disponible para los beneficiarios
en los fondos de ahorro que se constituyan en cada una de las comunidades que son atendidas por el programa federal conocido
como Oportunidades. Nuestra experiencia nos dice que los fondos a organizar desde la esfera oficial, constituyen la más grande
debilidad del programa, pero en el caso de la región de la que hablamos, estos fondos de ahorro que ya existen podrían ser la
mejor garantía para el éxito del programa siempre y cuando los recursos que tienen considerados para el crédito a quienes son
beneficiarios del PESA PAPMI se inyecten a estos aparatos financieros que han probado con años de existencia su eficacia en el
manejo de los recursos financieros.
Ya hemos dicho que los fondos de ahorro y préstamos organizados en esta región hace más de 5 años con la asesoría del
Instituto de Estudios para el Desarrollo Rural Maya, tiene su base en la confianza que desarrollan las personas en la trama de la
comunidad, pues a pesar de que nadie extiende los certificados de honestidad y eficiencia, en las comunidades siempre hay las
personas prestigiadas con honradez a toda prueba que son preferidas en todos los casos para confiarles el dinero de cada quien.
Y si bien es cierto que la honestidad no está casada con la eficiencia, los fondos de ahorro concebidos de esta manera, han
permitido la confluencia de las personas prestigiadas por su honestidad, con otras que así tienen la oportunidad de hacer carrera
en el servicio a la comunidad para ganarse un prestigio.
Lo anterior ha quedado plenamente demostrado en casos donde quienes presiden fondos de ahorro son personas iletradas pero
honestas, quienes siendo auxiliadas por los que saben hacer cuentas y llevar los controles administrativos rinden excelentes
resultados para la satisfacción de los ahorradores.