EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Un buen equipo, para un mejor gobierno

Héctor Manuel Popoca Boone

Noviembre 06, 2021

¿Alguien ha visto a Vicente I. Suástegui Muñoz?

Recuerdo cuando el entonces gobernador Alejandro Cervantes Delgado me invitó a trabajar dentro de su gobierno como director general de Programación de Inversiones Públicas, y posteriormente como secretario de Planeación y Presupuesto. Le pedí, muy acomedidamente, que me permitiera seleccionar mi equipo de trabajo, si es que el propósito final era entregarle buenos resultados a él y al pueblo de Guerrero.
Le comenté que, a mi parecer, el funcionamiento de una administración pública se asemejaba en mucho al funcionamiento de un equipo de futbol o de una orquesta filarmónica. Eran estructuras que operaban a base de coordinaciones y articulaciones de apoyo mutuo de los integrantes del equipo en su conjunto; y no solo de individualidades destacadas. Que, en el futbol, el propósito último era meter goles, no importando quien los concretara; porque era la culminación de un esfuerzo de grupo y no de un individuo.
Lo mismo pasa con una orquesta sinfónica. Lo que cuenta es que cada músico toque la parte que le corresponde en el momento adecuado, con el ritmo requerido, la armonía y melodía previamente diseñada y con la intensidad deseada. El propósito último es lograr una audición musical perfectamente sincronizada, en donde cada una de las partes sabe qué hacer y conoce lo que los otros compañeros hacen para lograr la buena combinación de los sonidos con los silencios a efecto de provocar sentimientos y emociones excelsas.
Obvio es decir que en ambos casos existe un coordinador de los esfuerzos conjuntos que tiene la visión del trabajo colectivo. Para el caso del futbol era el director técnico y para el caso de la orquesta era su director artístico. Teniendo siempre conciencia que cada parte hacía y ponía lo mejor de sí, para logar lo mejor del grupo, porque el mérito sería de todos. Más o menos hice el mismo comentario al finado gobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros, cuando me informó su deseo que me responsabilizara de la Secretaría de Desarrollo Rural.
A ambos gobernantes también les dije que no desconocía de los posibles compromisos políticos, económicos o sociales de tipo electoral que pudieran tener, al tener que incorporar a su gabinete gubernamental a individuos-soportes de sus respectivas campañas electorales y que, como siempre, eran los más ávidos, frente a una gran demanda y una escasa oferta de puestos administrativos que ofrecer. La nómina no podía estirarse al infinito por lo que actuaban arrebatándose el botín electoral de ¡puestos ya, huesos para todos!
Les mencioné que no me cerraba a considerar otras opciones que no fueran las propias; solo pedía que tuvieran la capacidad técnica y experiencia laboral mínima requerida, además de la disposición de trabajar de tiempo súper completo y el compromiso social requerido para entregar buenos resultados Fue necesario recalcarles los principios y valores que iban a normar nuestros esfuerzos. Habida cuenta que no estábamos en el Bosque de Chapultepec, sino en plena Selva Lacandona. Y eso requería que diéramos lo mejor de nosotros mismos; como equipo y no solo como personas.
PD1. En su pasada gira por el estado de Guerrero, el presidente López Obrador, reconoció que el primer año de operación del programa federal gratuito de fertilizantes fracasó habiéndose cometido muchos errores, siendo el principal, digo yo, el haberlo dejado en manos de Héctor Astudillo Flores, Amílcar Sandoval Ballesteros, Florencio Salazar Adame y el amigo de este último, Jorge Gages. Después, a esos operadores les importó un bledo el campo guerrerense.
PD2. Mala imagen dieron ciertos regidores de Acapulco al solicitar que se les permitiera seguir recibiendo sus salarios de la Secretaría de Educación y de la Secretaría de Salud, adicionales al que ya están recibiendo como regidores. Pero peor imagen dieron la mayoría de los integrantes del cabildo del Ayuntamiento al autorizarles lo que éticamente es inadmisible en tiempos de precariedad social.
PD3. Nunca hubo mayor señalamiento por el auditor estatal, durante la época de Héctor Astudillo, ante la irregularidad administrativa en el uso de 433.8 millones de pesos, por parte del Colegio de Bachilleres del Estado de Guerrero, que ahora fue detectada y hecha pública por la Auditoría Superior de la Federación.
PD4. Por el Rescate Guerrero, AC y la presidenta municipal de Juan R. Escudero, Diana C. Castillo Villanueva, fijamos compromisos para establecer un programa de acciones inmediatas de corte anual que sean de relevante impacto y participación ciudadana.