EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Un cochupo fraternal

Humberto Musacchio

Enero 02, 2017

Seguramente influida por el espíritu navideño, la diputada priista Angélica Mondragón, secretaria de la Comisión de Cultura de San Lázaro, decidió derramar sus afectos en favor de Carmen Mondragón, quien curiosamente es su hermanita y una mujer muy afortunada, tanto, que los tres proyectos que ella presentó resultaron beneficiados entre más de 5 mil 800 que concursaron por recursos etiquetados. De este modo, Carmelita recibirá 5 millones de pesos por El amor en tiempos de ópera, 6 más por El color de México y otros 5 millones por Pueblerismo. Por supuesto, el reglamento de la Cámara considera una falta de honradez todo trato preferencial en favor de un familiar, sobre todo si lo es en primer grado, como es el caso. Se trata de un generoso cochupo familiar con dinero de los contribuyentes.

Catálogo de los Contemporáneos

Es sencillamente espléndido el catálogo de la exposición Los Contemporáneos y su tiempo, misma que estuvo abierta en Bellas Artes hasta fecha reciente. El bellísimo libro fue coordinado por Miguel Fernández Félix y Arturo I. Saucedo González y de la edición se encargó el gran Rafael Vargas. En esas páginas se reproducen todas las portadas de la revista Contemporáneos y algunas de otras publicaciones, carátulas de libros y obras de diversos pintores, páginas de distintas publicaciones donde se recogen textos de o sobre los miembros del llamado grupo sin grupo, así como una buena colección de fotografías. La obra corrige el viejo y repetido error de creer que es el ex presidente Adolfo de la Huerta quien aparece en una foto, “durante una ceremonia en Chapultepec”, junto a José Vasconcelos y Diego Rivera, cuando en realidad se trata de Pedro Henríquez Ureña, el gran dominicano de México. De especial interés es una gráfica de 1942, ésta de Lola Álvarez Bravo, en la que aparecen Jorge González Durán, Xavier Villaurrutia y Octavio Paz jóvenes y sonrientes. En fin, una gran libro.

Abreu Gómez, el ignorado

Ermilo Abreu Gómez fue un prolífico colaborador de Contemporáneos, pues publicó 25 textos y sus producciones aparecieron en todos y cada uno de los números de la revista. Sólo lo superaron en número Bernardo Ortiz de Montellano, con 41 colaboraciones, y Jaime Torres Bodet, con 37. Sin embargo, Abreu Gómez no es considerado como uno de los Contemporáneos, en tanto que sí se incluye a Elías Nandino que nunca publicó en la revista. Luis Mario Schneider consideraba que “en cierta forma habría que integrar el nombre de Ermilo Abreu Gómez, quien en un momento dado compartió los propósitos de Contemporá-neos, pero que más tarde se pasó a las filas del nacionalismo”. Jorge Cuesta lo descalificó porque Abreu consideraba “legítimo preferir las novelas de don Federico Gamboa a las novelas de Stendhal y decir: don Federico para los mexicanos y Stendhal para los franceses”. Sin embargo, otros contemporáneos hicieron profesión de fe nacionalista, como Bernardo Ortiz de Montellano, José Gorostiza o Jaime Torres Bodet, y no se discute su pertenencia al grupo.
40 años sin Armén Ohanián

En 2016 se cumplieron 40 años de la muerte de Armén Ohanián, bailarina, actriz y escritora armenia que actuó en el Teatro Armenio de Bakú, en la Ópera de Tiflis y en escenarios de Teherán, donde fundó la Unión de Iraníes Amantes del Teatro y organizó para la Asociación de Beneficencia de Mujeres funciones de cine y teatro, lo que permitió que por primera vez las iraníes pudieran subir a un escenario o ver una película. Tradujo al farsi (iraní) El inspector, de Gogol, que dirigió, produjo y actuó. Salió de Irán y con su espectáculo de danzas orientales recorrió Europa exitosamente. Sus actuaciones le valieron elogios de Maurice Maeterlinck y otros intelectuales. En 1912 se instaló en París y a partir de entonces escribió poemas y textos autobiográficos. El primero de ellos, La bailarina de Shamajá, apareció en 1918 con prólogo de Anatole France y fue un gran éxito de ventas. Publicó poesía, la crónica de un viaje a Rusia y la novela El solista de su majestad (1929).

Cuatro décadas de vida en México

Después de tener relaciones con varios personajes, entre otros el pintor Emile Benard (no confundir con Emile Bernard, el frustrado constructor del Palacio Legislativo del porfiriato), Armén Ohanián conoció al economista y diplomático mexicano Macedonio Garza, con quien en 1934 se estableció en la Ciudad de México, donde abrió una academia de danza. Con su marido ingresó al Partido Comunista Mexicano y a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios, que en 1937 le publicó a ella Un análisis marxista de la literatura española. Hizo traducciones, compiló antologías de letras mexicanas y en 1969 apareció Recuerdos del Cáucaso pre-revolucionario y de mis andanzas por el mundo, primer tomo de sus memorias, de las cuales ya no publicó nada más. En 1958 viajó con su esposo a la Unión Soviética y visitaron Ereván, donde ella donó parte de sus archivos personales al Museo de Literatura y Arte. La huella de esa extraordinaria mujer nacida en Rusia en 1887 se pierde en sus últimos años, aunque se sabe que falleció en la Ciudad de México.