EL-SUR

Miércoles 26 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

¡Una calentana en el poder!

Jorge Camacho Peñaloza

Octubre 22, 2021

La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos.
Kofi Annan.

Nació en Iguala pero tiene sus raíces en la Tierra Caliente donde nacieron sus padres y sus abuelos, aunque nació en la ciudad tamarindera, su carácter, expresión, tono, entusiasmo y alegría es de ¡ajúmala calentana! frase que describe todas esas virtudes de los nacidos en Tierra Caliente y ese es el estilo que veremos en la conducción del gobierno por parte de Evelyn Salgado Pineda, la primera mujer que llega a la titularidad del Poder Ejecutivo en el Estado de Guerrero y primera gobernante oriunda de esa zona de nuestro estado en el último medio siglo.
Más allá de filiaciones y vicisitudes políticas, de suyo significativas, como el hecho de que Morena gana en su apenas segunda incursión electoral por la gubernatura del estado y la llegada por primera vez de un gobierno de izquierda real o la manera como Evelyn se hace candidata de Morena, el hecho que quiero resaltar es que se trata de la llegada del género femenino a la gubernatura que coloca a Guerrero en una nueva ruta de ejercicio del poder estatal.
Que llegue por vez primera una mujer al gobierno estatal y que sea políticamente representante de la izquierda, pone a Guerrero en otra ruta, en primer lugar debemos ver un mayor énfasis en las políticas de protección a la mujer frente a las violencias políticas, sociales y familiares; Evelyn Salgado ha anunciado una política transversal en todas las áreas del gabinete orientada a la protección de la mujer, siendo así y de concretarse esta política, estaremos viendo al final de su sexenio menores niveles de machismo en el comportamiento de los varones y social en el Estado.
Lo anterior debe traducirse en que todas las áreas de gobierno derivarán acciones en beneficio de la mujer desde la Secretaría General de Gobierno, hasta la de Protección Civil, en la idea de que todas las áreas pueden hacer algo que respalde o empodere a la mujer en el ámbito de su atribuciones, política que una vez que se instrumente poco a poco podrá ir generando condiciones de mayor respeto e inclusión hacia la mujer. En principio la gobernadora ha empeñado su palabra para combatir la venta de niñas para matrimonios forzados en La Montaña propósito que nunca se había visibilizado y había sido prioridad en gobiernos anteriores, y como dijo Evelyn, los usos y costumbres no pueden ser pretexto de esta aberrante injusticia y comportamiento delictivo.
Aquí hemos sostenido en varias ocasiones que creemos que el milenario sistema patriarcal de ejercicio del poder político ya no da para resolver los actuales problemas sociales, ya no sirve para analizar con equilibrio sus causas y diseñar soluciones justas, para tomar decisiones, llegar a acuerdos y poner en acción lo mejor de la inteligencia social, el paradigma que creemos ha estado más enfocado en la forma de ejercer, la preservación y la estabilidad del poder, es decir, su resultado está más inscrito en esos aspectos que en el impacto de su aplicación en el bienestar de las personas, en cambio el liderazgo de las mujeres prioriza en estado de bienestar, fraternidad y protección de lo humano tal vez derivado de la condición natural de maternidad que le da la vida.
La desigualdad y la exclusión de la participación política y social de la mujer, más que un tema de empoderamiento individual y grupal de ellas, es un asunto de instituciones y estructuras sociales, jurídicas, religiosas, culturales y políticas, que la han colocado en situación de desventaja frente al hombre, por lo que no basta empoderarlas o erradicar el machismo, sino políticas públicas y de Estado enfocadas a un cambio en las instituciones y estructuras que permitan que la mujer y que las relaciones sociales no sean un asunto de género; la violencia contra la mujer es un problema que genera otros problemas graves, desde el paradigma femenino pueden ser abordados con mayor capacidad y criterio de igualdad, equidad y democrático desde el ejercicio gubernamental, pues la mujer tiene, por naturaleza, más sensibilidad para no hacer distingos entre los hijos y para hacer valer las reglas de la casa.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los paisanos que ya le vayan bajando tres rayitas al machismo, que si nos ponemos mandil y damos el lugar a la mujer no se nos caen los h… bigotes, al contrario nos hace más machos, porque ser macho no es dominar a la mujer, sino saber dominarnos nosotros mismos para ser caballeros con las mujeres, eso es ser un verdadero macho.