EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Unidad del PRD

Marcial Rodríguez Saldaña

Julio 06, 2005

Las elecciones abiertas a que convocó el PRD en Guerrero el pasado 26 de junio para elegir a sus candidatos a diputados y a los ayuntamientos, son un ejercicio democrático que guardando las dimensiones se asemejan en cuanto al método de selección a las primarias que practican los partidos políticos en Estados Unidos.

La convocatoria del PRD permitió el registro de candidatos de diferente índole, perredistas fundadores, perredistas que han ingresado en el curso de vida del partido, ciudadanos independientes, militantes recientes de otros partidos y hasta políticos que han pasado por varios partidos; es una apertura extrema, que debe fijar ciertos candados para que el PRD no registre como precandidato a cualquier político, el PRD debe establecer criterios claros para que quienes sean registrados como precandidatos tengan congruencia política, apego a sus principios y aseguren que de ganar mantendrán como propios sus postulados ideológicos.

Lo más importante de la convocatoria fue que se permitió la votación de todos los ciudadanos, para que los mismos que votan en la elección constitucional fuesen los que votaran directamente por sus candidatos.

Este proceso abierto de registro y de votación tiene sus riesgos, como el que se inscriba como precandidato cualquier persona que como dice el pueblo sólo busque “hueso” y cuando no lo recibe en algún partido se pase a otro y así ande de saltimbanqui de partido en partido; el otro riesgo es que en la votación se aplique el voto corporativo y haya líderes que estén acostumbrados unos a vender y otros a comprar el voto, prácticas amañadas que adquirieron en otros partidos

A pesar de todos estos riesgos, en general es mejor consultar a la ciudadanía para seleccionar a los candidatos a que éstos salgan de decisiones de dedazo, hay que mejorar los procesos del PRD para que las casillas se instalen a la hora que se convoque a los ciudadanos a votar y no como sucedió en esta ocasión que las casillas se instalaron con dos o tres horas de retraso lo que produjo que muchos ciudadanos no votaran.

El saldo de la elección abierta del PRD en general es positivo, hay que corregir las deficiencias y mejorar el proceso, como instalando casillas en el medio rural, pues a los campesinos les resulta muy difícil trasladarse a otras comunidades para votar, votar con padrón con fotografía, publicar la ubicación de casillas con suficiente anticipación así como la lista de funcionarios de las mismas, poner la fotografía de los precandidatos en las boletas electorales, etc.

La democracia es un proceso siempre inacabado, en México apenas empieza a construirse, los partidos políticos entre ellos el PRD es un reflejo del proceso democrático general del país, con sus aciertos y sus errores que hay que superar.

Al PRD le queda después de este proceso, sumar sus fuerzas, unir a su militancia, a sus simpatizantes, a todos aquellos que ya en otras elecciones le han depositado su confianza, para prepararse y refrendar sus triunfos en Acapulco y en la mayoría de los Ayuntamientos, ratificar sus victorias en los siete distritos electorales de Acapulco para ganar por primera vez la mayoría del Congreso del Estado; en el PRD hay que doblar la página de la elección pasada, sin ningún regateo y contribuir a su unidad para ganar el próximo 2 de octubre.