EL-SUR

Viernes 14 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Unión Europea: tiempo de definiciones

Gaspard Estrada

Junio 22, 2016

La victoria, el pasado domingo, del Movimiento 5 Estrellas (M5S), dirigido por el comediante Beppe Grillo, en la mayoría de las grandes ciudades italianas, en particular Roma y Turín, evidenció una pérdida del apoyo popular hacia la figura del primer ministro italiano Matteo Renzi, del partido de centro-izquierda Partido Democrático (PD), al mismo tiempo que mandó una señal de alerta a las principales capitales de Europa, en vísperas del referéndum sobre el mantenimiento o la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea. A pesar del traumatismo creado por el asesinato, hace unos días, de la diputada del Partido Laborista Jo Cox, las encuestas publicadas durante los primeros días de la semana muestran una ardua batalla entre los defensores del mantenimiento del Reino Unido en la Unión Europea, y los que defienden la salida de este país de este ente político y económico sui generis. Si bien la tendencia a la alza de las intenciones de voto favorables a la salida se estancó en la últimas horas, no es imposible que finalmente, los habitantes de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte que forman el Reino Unido decidan salir de la Unión Europea, lo cual abriría una crisis política sin precedentes en esta región del mundo.
Como lo hemos venido comentando en este espacio desde hace tiempo, la Unión Europea se encuentra paralizada políticamente desde hace varios años, en particular desde la irrupción de la crisis económica internacional, en 2008, y sus posteriores consecuencias sociales y políticas. De cierta manera, se puede leer el resultado de las urnas en Italia del pasado domingo como que al no haber resultados económicos positivos de envergadura desde la llegada al poder de Matteo Renzi, en 2014, en particular en el terreno del empleo y del poder de compra, los italianos han decidido darle la oportunidad a un movimiento joven, con un discurso que le da espacio a la llamada “anti política”. Si bien este partido-movimiento carece de respuestas claras –y en el fondo, efectivas– para responder a las demandas concretas de los italianos en el plano económico, el hecho de no haber gobernado grandes centros de decisión regional y nacional le permite presentar una imagen de pureza y probidad que es inexistente en los partidos tradicionales, ya sean de derecha o de izquierda. En el campo de la derecha, la preeminencia hasta hace pocos meses de la figura tutelar del ex primer ministro Silvio Berlusconi –famoso por sus juergas con múltiples mujeres, llamadas por la prensa italiana “fiestas bunga-bunga”–, provocaba un rechazo importante de buena parte del electorado católico, que dispone de un peso importante en aquel país. Por su lado, la izquierda, encarnada por el primer ministro Renzi, ha conseguido salir de la espiral de la derrota electoral, en particular durante las últimas elecciones europeas del 2014 (donde el PD obtuvo más del 40% de los votos). Sin embargo, los recientes escándalos de corrupción en la alcaldía de Roma, gobernada hasta ahora por el PD, aumentó la tasa de rechazo de ese partido, disminuyendo de igual manera las posibilidades de triunfo del candidato apoyado por el primer ministro Renzi (que a su vez fue alcalde de Florencia hasta 2014).
Ahora bien, esta supuesta “pureza” de la imagen del M5S tendrá dificultades para mantenerse con el tiempo, en particular porque la acción política exige definiciones políticas, que por naturaleza obedecen a cálculos y en los cuales existen perdedores, que explicitarán su descontento. Queda claro que esta victoria de la llamada “anti política” en Italia, es un llamado de alerta para los principales líderes políticos de la Unión Europea, a pocas horas del referéndum inglés. Esperemos que esta elección no cimbre de nueva cuenta a Europa, que necesita desesperadamente de buenas noticias.
* Director Ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París.
@Gaspard_Estrada