EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Universidades asediadas y los recortes de Peña Nieto

Marcial Rodríguez Saldaña

Febrero 18, 2016

Para Melina Nájera Piedra, compañera de lucha.

Las políticas neoliberales aplicadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto siguen golpeando con fuerza a sectores claves para el desarrollo nacional, como es el caso de las universidades como instituciones de educación media superior y superior. El fortalecimiento de las instituciones privadas de educación superior que en los hechos ha llevado a la progresiva privatización de este nivel educativo, se manifiesta cada año en los miles de jóvenes rechazados a quienes se les cierran las puertas para acceder a estudiar.
1.- La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), se ha visto obligada a realizar marchas por las calles de las principales ciudades de ese estado, encabezadas por el rector de esa institución Víctor Antonio Corrales Burgueño, en las cuales han exigido un trato justo del gobierno federal y estatal, ya que no se le ha incrementado el subsidio para poder atender sus funciones sustantivas, y por el contrario se ha desplegado una campaña de ataques mediante calumnias desde sectores gubernamentales, quienes han cuestionado el destino de los recursos que recibe la UAS, a pesar de que se encuentra en los primeros cinco lugares de calidad dentro de las instituciones públicas, en primer lugar en el nivel medio superior, pero en el penúltimo lugar de asignación de subsidio con una inversión de 16 mil pesos promedio por alumno al año.
2.- La Universidad Veracruzana sufre una ofensiva inusitada del gobernador Javier Duarte Ochoa, quien durante la campaña presidencial de Peña Nieto envío en un avión del gobierno de Veracruz, a su tesorero Vicente Benítez González con 25 millones de pesos en efectivo al aeropuerto de Toluca; quien ha sido acusado de perseguir y atentar contra periodistas, de corrupción, de permitir desapariciones forzadas y de la proliferación de la delincuencia organizada; pero ha tenido la osadía de retener a la máxima casa de estudios de esa entidad 2 mil 76 millones de pesos de subsidio desde el año 2013, lo cual ha sido denunciado por la rectora Sara Ladrón de Guevara, quien ha recibido la solidaridad de la comunidad académica nacional y ha expresado su repudio al gobernador Duarte.
3.- La Universidad Autónoma del Estado de Morelos ha sido objeto de agresiones de parte del gobernador adulador de Peña Nieto, Graco Ramírez Abreu, quien no ha entregado el presupuesto suficiente a esa institución, los recursos para obras universitarias, la devolución de impuestos; por ello, el rector Alejandro Vera Jiménez –quien tuvo el gran mérito de recibir a los padres de los 43 normalistas desaparecidos– apoyado por la comunidad universitaria y sectores de la población, ha tenido que encabezar marchas y un plantón en la explanada del Zócalo de Cuernavaca para exigir a Graco Ramírez que respete la autonomía universitaria, que paren los ataques a la Universidad, que cese la corrupción, que termine la violencia en contra de universitarios y ciudadanos.
4.- Los trabajadores de la Universidad Autónoma de Guerrero viven de nuevo amenazas gubernamentales, ahora de Enrique Peña Nieto, por conducto de su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien ha exigido que se les aplique un descuento al salario de los trabajadores que tendrá una merma considerable en sus ingresos; por ello, también se han visto obligados a salir a las calles, como ocurrió con la marcha este 11 de febrero de 2016 en Chilpancingo, a la cual asistieron miles de universitarios, quienes exigieron con justicia que no se les confisque parte de su retribuciones producto de su trabajo, ya que ello afectará su economía familiar; sin embargo, hasta ahora no ha habido una respuesta satisfactoria del gobierno y en caso de que no la haya, seguramente continuarán las movilizaciones en defensa de los derechos laborales.
5.- En este contexto de ataques a las Universidades Públicas y a sus trabajadores y en medio de la bruma mediática de la visita del Papa, sigilosamente Peña Nieto, por medio de Luis Videraray, anuncia un nuevo recorte al presupuesto público, como ya lo hizo en 2015, en ese entonces por un monto de 124 mil 300 millones de pesos; ahora como resultado del fracaso de la política económica del gobierno de Peña Nieto, reflejada en la constante devaluación del peso frente al dólar, el recorte va a ser de 132 mil 300 millones de pesos que va a afectar a programas sociales, a la salud, a la educación –recortes a Universidades, aplicación de impuestos a los trabajadores–, mientras los funcionarios del gobierno, senadores, diputados y ministros, siguen percibiendo altísimos sueldos y derrochando el dinero de los impuestos que paga el pueblo.
[email protected]
Twitter: @marcialRS60