EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

Vengo a disentir

Héctor Manuel Popoca Boone

Junio 18, 2022

¿Alguien ha visto a Vicente Suástegui Muñoz?

Como gobernador moral de Guerrero disiento de lo dicho por la gobernadora onstitucional, Evelyn Salgado Pineda, cuando reafirma que desde el inicio de su mandato posee una estrategia eficaz de combate contra delincuencia simple u organizada. Eso no es cierto del todo, tal y como lo demuestra la cruda y sangrienta realidad que día a día vivimos; la cual va dejando una estela de homicidios y hechos delincuenciales de todo tipo, como consta en las notas periodísticas, durante sus primeros nueve meses de gobierno.
Ante el cúmulo de crímenes, robos, secuestros, desapariciones, extorsiones, parálisis de actividades comerciales, de movilidad urbana, así como de exhibiciones públicas de gran poder letal, realizadas por los “chicos malos” (Milenio 17/06/202); las autoridades tan solo alcanzan a balbucear: “estamos investigando el caso” o “eso es así, porque se les está combatiendo eficazmente”.
Los del gobierno no quieren reconocer que ya está casi fuera de control el combate contra la delincuencia y señorea cada vez más la violencia en Guerrero; el pueblo confía como última atalaya en las fuerzas armadas federales que, lamentablemente, por instrucción presidencial, se encuentran en estado de flácida actuación.
Es de visión corta y de empedernida obcecación, no apreciar la cruda y atroz realidad que vive nuestro pueblo. No es lo mismo verla desde el poder, que sufrirla desde abajo. Peor situación es tratar, irresponsablemente, de minimizar esa lacerante circunstancia popular; tan solo enunciando buenos propósitos y firmando convenios de coordinación institucional; que no se traducen en lo inmediato en hechos y acciones que den resultados palpables para reducir la destrucción y robo de vidas y haciendas. En verdad que preocupa tal situación que se enfrenta con demasiada liviandad; predominando la ocurrencia verbal más que la inteligencia aplicada.
En Guerrero estamos en los albores de una insufrible “Cuarta Deformación”. Cierto es que ésta no se inicia con el actual sexenio. Viene de años atrás. Mucha culpa es atribuible a la mayoría de malos y corruptos gobernantes que hemos padecido. Es el “maldito legado”. Pero mi vigente pesadumbre, estriba en que la gobernadora, Evelyn, junto con su “papá incómodo”, dan muestras de tolerancia de pillos y pillerías en algunas de las instituciones gubernamentales, situación perniciosa y contraria a los intereses genuinos del pueblo. Tal parece que hay un corrupto reciclamiento guinda, como acontece en el Congreso local desde hace seis años.
No soy de los que desean desestabilizar el gobierno de Evelyn, ni mucho menos. Pero sí soy de los que pugno porque se corrija el rumbo extraviado, ya que no se están resolviendo las demandas más genuinas y urgentes del pueblo pobre, principalmente. En específico, pongo en tela de juicio la eficacia de la actual estrategia en Guerrero para la disminución de la violencia y la delincuencia. Es necesario recapitular qué tanto han disminuido o aumentado las tendencias, que nos permitan confirmar o refutar las siguientes hipótesis:
1.- Tenemos un gobierno permisivo, débil e incapaz de enfrentar el problema. 2.- Existe un crimen organizado fuerte y violento que domina y se extiende en amplios territorios del Estado. 3.- La sociedad está ya “normalizada” con la permanente circunstancia violenta en que vivimos. 4).- Aceptamos con resignación e incompetencia el poderío y las fechorías de bandas criminales de alcance nacional, así como otras de acción regional o micro regional. 5).- Ya consideramos natural el que haya grupos de ciudadanos armados (paramilitares), financiados o protegidos por autoridades establecidas. 6).- Los “chicos malos” a nivel de región han extendido sus “negocios” a otros delitos como extorsiones, secuestros, robos y la regulación de toda la vida política, económica y social de los pueblos. 7.- Hay subordinación orientada al mal, de ciertas autoridades gubernamentales y sus respectivas estructuras de seguridad pública. (Continuará).

PD1. Felicito a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, por devolver a la 63 legislatura local (cuya mayoría parlamentaria milita en el partido Morena) el decreto que aprobaron de la inconsistente ley 701 de asuntos indígenas. No haberlo hecho así, habría aupado el desgobierno en regiones indígenas y afro guerrerenses.
PD2. En el año 2021, de las 44 mil personas desplazadas por la violencia en nuestro país, casi el 50 por ciento son de Guerrero. ¡Pa’, su má! (El Sur. 16/06/2022)
PD3. Alguien me puede informar cuantos postores hay para la adquisición de la mansión gubernamental “Casa Acapulco”, que en buena hora puso en venta el actual gobierno estatal.

[email protected]