EL-SUR

Martes 07 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Volpi a Cultura-UNAM

Humberto Musacchio

Diciembre 05, 2016

Un diario capitalino publicó la noticia –sin confirmar– de que en unos días se anunciará oficialmente que Jorge Volpi será el nuevo coordinador de Difusión Cultural de la UNAM. Entraría en lugar de Tere Uriarte, quien ya anunció que deja el cargo al finalizar el año. Volpi o quien llegue, tendrá que afrontar problemas como el del Espacio Escultórico, cuya perspectiva fue groseramente alterada por la construcción de un edificio de la Facultad de Ciencias Políticas. El Seminario del Taller Coreográfico es otro caso pendiente. Por fortuna, para resolverlo hay disposición del personal del propio Seminario y de los herederos de Gloria Contreras. Si por el lado de las autoridades hay ganas de darle solución, modificar los planes y programas de estudios e incluso exigir mejores resultados, todo se podrá arreglar si priva el deseo de superar el trance actual. Por otra parte, quien llegue a Difusión Cultural se encontrará con que días antes el violinista Massimo Quarta fue nombrado como nuevo director de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, designación que, por respeto al próximo coordinador del área, bien pudo esperar unos días, pues la orquesta estaba acéfala desde hace casi un año, precisamente cuando celebramos el octogésimo aniversario de ese conjunto.

Pirateo o Amor eterno

La obra teatral Amor eterno se anuncia como un homenaje a Juan Gabriel, pero el productor nunca solicitó los indispensables permisos para usar las canciones del divo de Juárez. Como resultado, el teatro San Rafael fue clausurado por gestión de la Sociedad de Autores y Compositores de México y Universal Music Publishing MGB, SA, que obtuvieron el respaldo del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Es extraño que ante un problema autoral aparezca el citado Instituto y no el Indautor como la autoridad, pues se trata de un asunto que tiene en el centro el empleo indebido de música y letras de un compositor, por lo que sus herederos o quien tenga los derechos sobre su obra debería acudir al Indautor. Como quiera que sea, hay aquí un productor que quiso pasarse de listo y ahora los perjudicados son los actores, tramoyistas, iluminadores y todo el personal involucrado en la obra, todo lo cual se hubiera evitado procediendo conforma a la ley. Pero que necesidad, diría Juanga.

150 años de Kandinsky

El 4 de diciembre de 1866 nació en Moscú Vassily Kandinsky, considerado el padre del arte abstracto. La primera vez que en México se pudieron ver algunas de sus obras fue el 24 de noviembre de 1931, cuando en el vestíbulo de la Biblioteca Nacional se presentó la exposición de los Blue Four, los Cuatro Azules, nombre que aludía al Jinete Azul (Der Blaue Reiter), cuadro impresionista de 1903 del propio Kandinsky que dio nombre al grupo que se integró en 1911, un año después de que este artista produjera su primera obra abstracta. Otros pintores incluidos en la muestra fueron Paul Klee, Feininger y Alexei Jawlenski y ciertamente las obras más audaces fueron las de Kandinsky, profesor entonces de la Bauhaus, al igual que Klee y Feininger. El abstraccionismo llegaba a México con 20 años de retraso, pero ni por eso dejó de escandalizar a una crítica aldeana e ignorante que tachó la exposición de desconcertante, tomadura de pelo, simulación, fraude, “gato por liebre” y “broma de mal género”, en tanto que a las obras exhibidas las llamó acertijos, logogrifos, extravagancias y a un cuadro de Feininger lo tachó de “huevo estrellado” y a otro de Jawlensky lo bautizó como “queso de puerco”. Por supuesto, no faltó quien demandara enjuiciar a los responsables “de este desacato” que eran, precisamente, los directores de la galería: Gabriel Fernández Ledesma y Francisco Díaz de León. Tuvieron que pasar casi tres décadas para que el abstraccionismo cobrara legitimidad en la plástica mexicana.

La compra del yate Granma

En Enlace Judío, publicación de internet, se informa que de acuerdo con una versión atribuida a Jacobo Zabludovsky, el Granma, la embarcación en la que zarparon de Tuxpan Fidel Castro y sus guerrilleros fue costeada por el ingeniero petrolero Jorge Besquin, de origen judío, y otro individuo de nombre Antonio Gutiérrez, a quien apodaban El Fofo. Ellos se pusieron de acuerdo para que Antonio del Conde Pontones, primo de la crítica de arte Teresa del Conde, se encargara de conseguir la embarcación para los cubanos. Del Conde también fue el responsable del avituallamiento y de tener el yate en condiciones óptimas de navegación. Una pequeña gran historia que salió a la luz ahora, con motivo de la muerte de Fidel Castro.

Breviario…

Del 5 al 11 de diciembre, la Filmoteca de la UNAM rendirá homenaje a la recientemente fallecida Lupita Tovar con la exhibición de tres de sus películas en el Cinematógrafo del Chopo: Drácula, de George Melford (1931); Santa, de Antonio Moreno (1932); y El Rosario de Amozoc, de José Borh (1938), cintas en las que fue protagonista la actriz oaxaqueña. @@@ Murió en Aguascalientes el actor Jorge Galván, padre de la actriz Marta Papadimitrou, pues tal era el apellido paterno del ahora fallecido.