EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Votar por el Sí en la consulta

Marcial Rodríguez Saldaña

Julio 30, 2021

El próximo domingo primero de agosto se llevará a cabo la Consulta Popular para decidir si se debe enjuiciar a los ex presidentes de la República Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.
1.- Sobre el tema de la consulta, se ha suscitado en las ultimas semanas y en estos días, asuntos de controversia que es pertinente dilucidar. Los grupos conservadores se oponen a la consulta bajo la argucia de que resulta inútil, innecesaria, que es una pérdida de tiempo, que no tiene caso, porque es costosa y que los delitos ya prescribieron.
La organización de las elecciones en la época de los gobiernos neoliberales y autoritarios eran muy costosas y en nada contribuían a la democracia, en cambio una Consulta Popular es un ejercicio auténticamente democrático, forma parte de un proceso profundo para arraigar en el pueblo una cultura democrática que contribuye a erradicar todo tipo de autoritarismo, por ello en términos de la inversión que se hará, es altamente redituable para este propósito.
La consulta es un ejercicio de democracia participativa que es muy útil, necesario, en el cual el tiempo que se invierte tiene saldos muy positivos, porque se habitúa a la ciudadanía a intervenir en los asuntos más relevantes de la nación.
2.- La pregunta que se hará en la consulta es la siguiente: ¿Estas de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las probables víctimas?
Hay que precisar que la pregunta fue elaborada por los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes avalaron la consulta y debatieron el texto de la pregunta cuidando los aspectos legales de la misma.
Los conservadores opositores a la democracia participativa, señalan que la pregunta es confusa, que no le entienden, pero esto es una argucia más para torpedear la consulta. Lo cierto es que en la opinión popular, de lo que se trata es de resolver si se aprueba que se enjuicie a los ex presidentes de la República y a sus colaboradores cercanos, que han cometido fraudes electorales, que han atentado en contra nuestros principios constitucionales y políticos democráticos, que han cometido graves violaciones a los derechos humanos, que han violado flagrantemente nuestras libertades y derechos, que han incurrido, auspiciado y consentido actos de corrupción, que se han coludido con los grupos de la delincuencia organizada, que han entregado nuestro patrimonio nacional y que han sido traidores a la patria.
3.- El resultado de la consulta será un enjuiciamiento popular en contra de los ex presidentes de México; en caso de reunirse el requisito constitucional del porcentaje de votación, serán los jueces, los tribunales quienes determinen si se cometieron delitos o no, los inculpados tendrán sus derechos procesales constitucionales a salvo, pues nadie tiene ánimo de venganza política, pero sí es trascendente que el pueblo se pronuncie sobre los hechos y sus actores materiales e intelectuales que han dañado a la nación; que nadie pueda reclamar que no se hizo nada.
Los grupos conservadores del país y del extranjero que se oponen a la democracia participativa y a la Cuarta Transformación de México, han buscado deslegitimar la consulta, a efecto de que fracase y culpen de ello al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.
Conforme a lo dispuesto por el artículo 35 fracción VIII, numeral 2º., de la Constitución Federal, para que la Consulta Popular sea vinculante, que el resultado sea obligatorio para los poderes públicos, se requiere que la participación total de los votantes sea al menos del 40 por ciento de personas inscritas en la lista nominal de electores, esto es de 37.5 millones de sufragios. La consulta popular ha tenido muchos obstáculos, entre ellos la escasa difusión del INE, pero la dificultad más relevante es que se redujo al 30 por ciento las casillas que se instalan normalmente en una elección constitucional, lo cual implica que los electores se trasladen a largas distancias para votar. Pero aún así, en estas circunstancias, la Consulta Popular del próximo domingo, marcará una nueva época en la vida democrática de nuestro país, puesto que será el inicio de la democracia participativa en México. ¡Vota SÍ en la Consulta Popular!

marcialrodriguezsaldana.mx