EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Walton y el campo de Acapulco

Héctor Manuel Popoca Boone

Septiembre 01, 2005

Si a los habitantes del medio rural acapulqueño les va bien, a la ciudad también le va bien. Si las familias rurales tienen trabajo, ingresos y servicios públicos básicos, no estarán tentadas a migrar a la ciudad.

No engrosarán los cinturones de miseria urbanos. No se incrementarán los vendedores ambulantes, ni la delincuencia o la prostitución tendrán mano de obra disponible. No seguirá desvalorizándose Acapulco como centro turístico internacional.

El candidato del Partido por la Convergencia Democrática, Luis Walton, con sus relaciones y experiencia empresarial, ayudará a los campesinos de Acapulco a que vendan bien sus productos en el puerto turístico.

Walton acierta cuando dice que los campesinos acapulqueños saben producir, más no vender bien. Son presa fácil de intermediarios inescrupulosos que compran las cosechas a pie de parcela, a precios bajos.

Les ha propuesto la creación de una empresa para-municipal. Administrada por hijos de campesinos preparados. Para que, a través de ella, compren más barato sus insumos de trabajo y vendan a mejor precio sus productos. Directamente a los consumidores urbanos.

No es fácil hacerlo, más no es imposible lograrlo. Los compradores principales en Acapulco: mercados urbanos, tiendas departamentales, hoteles y restaurantes, exigen precio, calidad, cantidad, constancia y presentación. Además, quieren tratar con pocos proveedores organizados y que les facturen.

De ahí que Luis Walton se compromete con los campesinos en apoyarlos para que se organicen en las hoy llamadas empresas integradoras, para que compacten su oferta con las características señaladas.

También ha dicho que el campo acapulqueño será una de sus prioridades, de arribar a la presidencia municipal. Está claro y consciente que los beneficios del turismo, pueden y deben llegar a los habitantes del medio rural de Acapulco. Siempre y cuando, exista una nueva relación, una nueva articulación, un nuevo tipo de vinculación productiva entre el campo y la ciudad. Donde se eliminen las actuales relaciones de mercado distorsionadas en perjuicio de los campesinos.

Paradójicamente, muchos productos rurales acapulqueños, limón, mango, plantas ornamentales, etc., viajan primero a la central de abastos del Distrito Federal y luego retornan, mucho más caros, al puerto para su consumo final.

Que sean los hombres y las mujeres del campo de Acapulco quienes gradualmente atiendan, de manera importante, parte de la demanda alimentaria del puerto. Sin intermediarios innecesarios. Solamente así, lograrán un arraigo digno en sus localidades de origen, con fuentes permanentes de empleo e ingresos decorosos.

Pero eso no sólo requiere de mayor inversión en el medio rural. Se necesita capacitación técnica, administrativa y empresarial, de carácter permanente, para comercializar bien y a tiempo.

Inicialmente las empresas integradoras deben hacerse con grupos de productores rurales, responsables y emprendedores. Que estén dispuestos a reconvertir su actividad productiva en un agro-negocio eficiente y rentable. Establecer empresas prototipo para que mediante el efecto demostración las repliquen los productores rurales y se expandan.

En fin, Luis Walton Aburto tiene previstas políticas públicas municipales orientadas a los hombres y mujeres del campo, para trasmitirles experiencias exitosas en los negocios; y así puedan competir e insertarse adecuadamente en los mercados.

 

PD1. Nadie ha intentado sobornar a Luis Walton o financiar su campaña política. Todo mundo sabe que la corrupción no va con él. En ese sentido su campaña está bien blindada. Da confianza.

PD2. ¿Alguien ha visto al PRI en Acapulco? El colapso y la desbandada son manifiestos. Unos se van con Félix, cuya campaña no prende. Los más se van con Walton, con una campaña creciente. El PRI ha cedido, patéticamente, la plaza en toda su extensión.

PD3. Roberto Madrazo inauguró la práctica deplorable de lucrar políticamente con el prestigio del padre finado. Pero el hijo no es ni la sombra de lo que fue el padre.

PD4. Fernando Pineda Ochoa: Te informo que aún montado a horcajadas en Andrés Manuel López Obrador, el candidato municipal del PRD en Acapulco, Félix Salgado Macedonio, apenas pudo reunir 2 mil 600 ciudadanos en el mitin del domingo pasado en el puerto. Sin mayores comentarios.

[email protected]