EL-SUR

Jueves 11 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

Zihuatanejo, misión y destino XXI

Silvestre Pacheco León

Junio 10, 2018

La llamativa y contundente presencia de Nestora Salgado en campaña para senadora por Guerrero es una oportunidad para explicar su liderazgo a partir de su incorporación a la Policía Comunitaria, una institución legal en el territorio indígena, desde la cual combatió exitosamente a los criminales coludidos con autoridades.

El nacimiento del PSUM

El Partido Socialista Unificado de México, antecedente del PMS y del PRD, nació el 5 de noviembre de 1981 en la Asamblea de fusión de los partidos PCM, PPM, PSR, MAUS y MAP, celebrada en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.
Arnoldo Martínez Verdugo en representación del PCM fue el encargado de informar del proceso ante el presídium, integrado por los dirigentes de los partidos fusionantes, Pablo Gómez, Alejandro Gazcón Mercado, Roberto Jaramillo y Carlos Sánchez Cárdenas, respectivamente, los cuales formaron su primera dirección colectiva .
En septiembre, mes en que el MAP manifestó su disposición de participar en la fusión, a iniciativa del PCM, se había integrado una comisión coordinadora de los partidos fusionantes, emanada de sus asambleas y/o congresos, antecedente también de la primera dirección colectiva del Comité Central del PSUM.
Al MAP lo representaron Pablo Pascual Moncayo y Rolando Cordera, ambos procedentes de las filas del sindicalismo universitario.
En octubre se había realizado la primera fase del XX Congreso del PCM cuyo punto principal era su disolución para dar paso al nuevo partido. Ahí, en un ambiente de euforia por los aires renovadores que se respiraban, el profesor Othón Salazar fue el responsable de clausurar los trabajos que pusieron punto final a la existencia del PCM.
El acto me conmovió por el ambiente casi religioso de los comunistas donde Othón aparecía convertido en un predicador elocuente y excepcional cuyos dotes de orador le permitían manejar a su gusto al auditorio, ora llevándolo al extremo del enojo ante las injusticias narradas, ora a punto del llanto por el sacrificio de algún camarada, o de ánimo y disposición para tomar las armas cuando la indignación crecía.
El aplauso fue atronador para sellar el desprendimiento de los comunistas de todo su pasado sectario y la gratitud manifiesta de la militancia de los demás partidos que aceptaron por unanimidad mantener el emblema de la hoz y el martillo como su bandera.
En esta parte del proceso de unidad el PMT por medio de su dirigente Heberto Castillo anunció su retiro, (hay quienes sugirieron en su momento que el disgusto del dirigente y científico, era la presencia de los miembros del MAP en la fusión porque en su mayor parte provenían de la escisión de su partido).
Aunque tiempo después esa animosidad contra los miembros del MAP fue superada por la fuerza de los hechos dando lugar al nacimiento del PMS, antecedente del PRD.
Recuerdo que en ese ambiente de alegría por la unidad que reinaba en la izquierda los activistas de la costa acudimos en grupo al Festival de la Unidad, celebrado en el Auditorio Nacional con artistas internacionales.
En aquella ocasión tuve oportunidad de saludar
al célebre cantautor uruguayo de Mi país y Milonga de ojos dorados, el eternamente de luto, triste y melancólico Alfredo Zitarrosa y también a los llamados búfalos del PCM donde destacaban los economistas Jorge Alcocer y Eduardo González, toda una promesa en los cambios por venir.

Cruz Osorio Hernández

Mientras todo eso sucedía en la capital nosotros en la costa continuamos con el trabajo meticuloso y persistente de organización que nos mereció el reconocimiento como fundadores y dirigentes del PSUM en Zihuatanejo y con ese carácter sumamos a los compañeros del PCM entre quienes sobresalían los maestros Víctor Buenrostro Marín, Luis Carbajal López y la maestra Margarita Vega Muñoz.
En ese año de 1981, por medio de un militante comunista tomamos contacto con los trabajadores de Productos Pesqueros de Guerrero, una de las empresas paraestatales más antiguas de la región dedicada a la industrialización de la carne de tortuga y de tiburón, instalada en el lado poniente de la Unidad Deportiva.
Aprovechamos el descontento generado entre los trabajadores por la intención de la empresa de cambiar su centro de trabajo a Tecoanapa en la Costa Chica.
De esa incursión logramos mantener el contacto con varios trabajadores, algunos de los cuales se sumaron después al PSUM.
El viejo comunista de ese centro de trabajo era un hombre de edad madura que de joven se había salvado del alcohol gracias al programa de Alcohólicos Anónimos.
Su nombre era Cruz Osorio Hernández, de origen campesino y familia numerosa.
Tenía facilidad de palabra y era hábil conversador, amable y reconocido en el campo que era su origen, y en la ciudad donde vivía.
Por su influencia en el sindicato tuvimos algunas reuniones con los dirigentes pero la vía del diálogo no prosperó porque nuestra presencia fue denunciada a la dirección local del PRI que les prohibió cualquier acercamiento con nosotros.
Cruz Osorio apenas sabía leer y escribir, pero tenía amplio prestigio en el puerto y su compromiso con la causa del socialismo lo hizo convertirse en el principal promotor de las ideas de izquierda en Zihuatanejo, confrontando sin temor a los dirigentes priístas de aquella época quienes actuaban como dueños hasta del modo de pensar local.
Cruz Osorio vivía en la colonia Emiliano Zapata en la calle que él mismo bautizó como Tierra y Libertad. Su amistad con los vecinos nos acercó a los problemas de las colonias populares del puerto y desde ahí nació el primer programa de lucha de lo que sería años después la Coordinadora de Colonias Populares desde donde disputamos el control que ejercían los priístas.
En la colonia Emiliano Zapata, con el propio Cruz Osorio, el tendero Celestino Ibarra, el pescador Ramiro Blanco y el albañil Fernando Carbajal, nació el primer comité del partido que en poco tiempo dirigió a la Sociedad de Padres de Familia de la escuela primaria y a la colonia.