Sin transporte ni servicios de salud viven los desplazados que regresaron a pueblos de Chilapa

Las comunidades de Tepozcuautla, Ahuihuiyuco y Tetitlán de la Lima del municipio de Chilapa continúan sin servicios básicos, el centro de salud permanece cerrado, no hay transporte público regular y existe incertidumbre sobre el funcionamiento de las escuelas en el siguiente ciclo escolar.
La mitad de los vecinos regresó a más de un mes de que prácticamente todos huyeran por temor tras la amenaza anónima de un ataque armado, sustentado en al menos 45 casos de desapariciones y asesinatos en la región desde el 2015, según cálculos de las autoridades comunitarias.
En Ahuihuiyuco la música que se pone en altavoces para todo el pueblo ha vuelto a escucharse, han abierto las tiendas, se puede ver gente en los patios de sus viviendas, campesinos trabajando y vecinos en el centro.
Con melancolía los jefes de los hogares regresaron a recuperar la poca siembra que les dejaron los animales que en el éxodo fueron liberados, a darles de comer a sus animales desahuciados, a buscarlos o a malbaratarlos para tener dinero para comer.
Algunos pobladores claman por cobijas y colchonetas pues en su ausencia sus casas fueron saqueadas. Cuando el alcalde priista de Chilapa, Jesús Parra llevó una jornada asistencialista y celebró que el problema había concluido, su personal anotó a las personas que necesitaban cobijas pero éstas no han llegado.
Las raquíticas despensas que llevó el alcalde y que sirvieron para la fotografía oficial y un video promocional con la frase “por la tierra que queremos”, se acabaron en unas horas.
La nueva construcción de un centro de salud ni siquiera se puso en funcionamiento y con la zozobra y la crisis social actual no hay para cuándo, dijeron los vecinos.
En condiciones aparentemente normales la población de Ahuihuiyuco iba a la vecina Tepozcuautla al centro de salud, pero desde hace un mes está cerrado. La doctora y las tres enfermeras también abandonaron su centro de trabajo.
Los vecinos informaron que a veces los soldados comparten el poco medicamento básico que tienen, pero no tienen ni suero para el piquete de alacrán.
“Acá nos podemos morir”, diji resignada una señora.
Militares en una base en la Comisaría son los encargados de dar seguridad y no hay policías estatales.
En Tepozcuautla las condiciones son las mismas hay tensión en la población que ha regresado y que intenta recuperar su vida, su trabajo y su cotidianidad. La coincidencia en las dos comunidades es la falta de servicios de salud.
La crisis del transporte público inició desde hace unos dos años. Ahora tienen que caminar a Tepehuizco y Lodo Grande, relataron algunos vecinos.
El camión que surte de refresco ha vuelto a subir.
Los niños que egresarían de las escuelas de Tepozcuautla se quedaron sin clausura, regalos y fiesta. La falta de funcionamiento obligó a las escuelas a dar vacaciones.
Los directivos, dijeron padres de familia, prometieron regresar en el siguiente ciclo escolar pero es sólo una expectativa.

Les prometieron seguridad pública en Ahuihuiyuco

El comisario de Ahuihuiyuco, Ambrosio Vázquez Casarrubias informó que la mitad de los habitantes, de unas 250 familias, ya se encuentran en la localidad, que el alcalde de Chilapa les prometió seguridad pública permanente y que gestionaría la regularización del transporte.
Él salió de la comunidad al siguiente día de la amenaza de ataque, entregó el Bastón de Mando en el Ayuntamiento al síndico procurador Esteban García García.
Dijo que aunque persiste el temor los vecinos van a esperar, “qué vamos hacer, ni modo de salirse nuevamente, hay que esperarse”.
Solicitó al gobierno del estado y al federal patrullajes en los caminos y los alrededores de la comunidad.
El comisario de Tepozcuautla, Joaquín González Leyva informó que hay 180 viviendas habitadas, casi la mitad del total. “Están llegando”.
Dijo que desde las 5 de la tarde la gente ya no sale de sus casas y que no hay transporte público, por lo que tienen que caminar a las vecinas comunidades de Tepehuizco y Lodo Grande.
Pidió que el gobierno los apoye con el Ejército y restablecer los servicios de salud.

Están en cuatro ciudades 29 familias que huyeron de la violencia de Chilapa, dice el Centro Morelos

Diseminadas en al menos cuatro ciudades del estado se encuentran unas 29 familias (más de 100 personas) de las comunidades de Ahuhuiyuco, Tepozcoautla y Tetitlán de la Lima, municipio de Chilapa y todas han decidido no regresar a sus comunidades por temor a la violencia.
El presidente del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, (Centro Morelos), Manuel Olivares Hernández declaró que la cifra es mucho mayor porque muchas familias se dispersaron sin apoyo del gobierno y no están registradas por los organismos de derechos humanos, ni por los gobiernos federal y estatal.
El martes el presidente municipal de Chilapa, el priista Jesús Parra García dijo que la mayoría de los desplazados de esas tres comunidades ya regresaron, que hay garantías de seguridad por la presencia de la Policía Estatal y del Ejército.
Sin embargo datos del Centro Morelos indican que existen decenas de familias que se encuentran diseminadas en municipios como Juan R. Escudero, en Chilapa, Tixtla y Taxco refugiados con familiares o amigos y sin el apoyo de ninguna instancia de gobierno.
El presidente del organismo dijo que lo peor es que no quieren regresar porque la presencia del Ejército y de la Policía Estatal no garantiza su seguridad, debido a que la operación es en un solo punto y las familias necesitan desplazarse de sus casas al campo o a la cabecera municipal, y que en el trayecto no hay vigilancia para ellos.
Según datos del organismo 23 personas, niños y adultos de siete familias se encuentran refugiadas en localidades de Chilapa.
Otros 41 integrantes de 10 familias se encuentran en el municipio de Juan R. Escudero, en donde apenas la semana pasada se contaron nueve familias y 36 personas, lo que indica que en los últimos ocho días llegó una familia más.
Asimismo tres familias más con un número indeterminado de personas se encuentran refugiadas en el municipio de Tixtla. Otras cuatro personas en el municipio de Taxco y la tarde de ayer el Centro Morelos contabilizaba los refugiados en el municipio de Iguala. (Zacarías Cervantes / Chilpancingo).